Me llamo Nerea, tengo 30 años y acabo de llegar a Eslovenia como Voluntaria Europea.

Si, Eslovenia que no Eslovaquia ni Estonia. ¿Que no tienes ni idea de donde está? No te preocupes, es algo bastante generalizado y yo también tuve que mirar en el mapa para situarlo, tiene frontera con Italia, Austria, Hungría y Croacia y tiene un poquito de costa en el mar Adriático. ¿Cómo es que no ubicamos un país que está en el corazón de Europa? Nos pasa eso porque Eslovenia es un país de formación muy reciente en 1991 en se independizó de Yugoslavia tras la guerra de los 10 días. Es un país miembro de la UE, también tienen como moneda el Euro y la capital es Ljubljana. ¡¡¡ Ahora ya estamos situados!!!

 

Pues aquí estoy… en Metlika, un lugar peculiar donde la vida rural de leñadores y pequeños productores vinícolas convive con la vanguardia de jóvenes con estilismos difíciles de imaginar y casi imposibles de encontrar en Asturias. Este pueblito fronterizo con Croacia, donde el río Kolpa es la barrera natural entre los dos países, pero que se evidencia con una aduana a sólo 1km de casa con unos señores muy serios que revisan tu pasaporte y preguntan ¿qué hace una “španska” en Eslovenia? Pues de momento ubicarme, adaptarme al ritmo Balcánico, intentar aprender un poco de su idioma imposible, y disfrutar de sus fiestas, música, tradiciones, lugares, gentes… Eso sí, espero que pronto estemos haciendo muchas más cosas en el centro Juvenil (Mladinski Center), que es para lo que he venido, y un verano repleto de actividades, talleres, viajes y aventuras me esperan.

 

Nerea v Metliki!

 

Compartir ésta información