Los años Transit suelen ser intensos. Comenzamos conociendo a muchas personas jóvenes de los distintos centros educativos de Avilés. Paso a paso, mediante las sesiones grupales que llevamos a cabo en el aula, las sesiones individuales, las actividades fuera de los centros escolares y las actividades en el tiempo libre, comenzamos a tener confianza, a divertirnos mucho, a crear nuevos proyectos e ideas, a acompañar en momentos importantes o complicados y a buscar alternativas para que las y los jóvenes puedan lograr aquello que quieren.

Esto es posible gracias a un buen montón de personas de Ye too y de otras entidades y servicios que trabajan en Avilés. Procuramos trabajar en red, pensar de forma sistémica, holística y comunitaria. Esto también es posible gracias a la energía, las ilusiones y las competencias de las personas jóvenes que participan en el proyecto. Muchas se convierten en amigas, pasan por múltiples proyectos del territorio y acaban siendo voluntarias, o líderes de otros proyectos.

2020 ha sido igualmente intenso y ha estado además lleno de nuevos retos. Adaptarnos a la cuarentena, contactar de forma online, trabajar en burbujas o grupos naturales, no tocarnos en las actividades grupales, no reconocer las sonrisas, acompañar en momentos de mucha tensión e incertidumbre en las familias, aplazar los intercambios europeos y tantas otras cosas más. Sin embargo, también hemos intensificado nuestro trabajo terapéutico con las familias y el alumnado, nuestras redes han crecido y nos hemos familiarizado más con otras formas de comunicarnos y trabajar.

Sobre todo hemos aprendido que, a pesar de las máscarillas el gel hidroalcohólico y la distancia social, el trabajo con jóvenes es siempre una aventura con momentos maravillosos. ¡Seguimos!

 

Compartir ésta información